Día 5: Mares y Océanos

Hoy le toca al grupo de “los mochuelos” preparar el comedor; y ¿sabéis?, antes de cada comida cantamos con los monis un montón de canciones como por ejemplo: “Con TU puedo, y MI quiero, vamos juntos compañero!”, “Soy una tetera, una cuchara, ….”, etc…  Hay un grupo de chic@s pertenecientes a un campamento de inglés que comparte con nosotros el albergue, así que cantamos tod@s  junt@s y ¡mola un montón!.

Hoy también es el día de  ordenar las habitaciones pues las tenemos “patas arriba”, a pesar de lo mucho que nos insisten con que seamos ordenados y  no dejemos nada por medio. A más de uno se nos ha perdido algo y luego ha resultado que estaba entre la ropa, ¡qué despiste!.

Este día dedicado a los mares y océanos nos ha llevado a un lugar  muy bonito: la Albufera, donde habitan infinidad de aves que nunca hemos visto, ¡qué emocionante!.  En el autobús han puesto un vídeo de  Félix dedicado a los humedales, unos lugares en que la vida brota a raudales. Cuando hemos llegado a El Palmar un señor llamado Manolo nos esperaba con su barca para darnos un paseo por el lago.

Durante la ruta hemos aportado nuestro granito de arena recogiendo algunos residuos que han quedado varados en las cañas restando vida a este lago protegido y sagrado. Hemos visto un montón de aves como por ejemplo unas garzas preciosas que en ocasiones nos dedicaban elegantes vuelos, parecía que se ponían contentas de vernos… ¿sabrían que somos defensores del planeta?.

Tras visitar este bonito lugar y los arrozales cercanos, nos dirigimos a la Devesa de El Saler. Allí comimos bajo la sombra de unos bonitos pinos, junto a preciosas dunas y un lago artificial.  Un paraje espectacular que a punto estuvo de desaparecer bajo el cemento y las garras del mayor depredador existente en la tierra, ya sabéis cual es, ¿no?…  pues sí, el ser humano.

Como postre tuvimos la excepcional visita de Patricia – la Técnico de Energía Nuclear de Greenpeace España – quien nos contó un montón de cosas sobre este tema que tanto nos  interesa. Como sucedió con Julián, no paramos de hacerle preguntas, y es que queremos saber más y más para poder tratar cada día mejor a la Madre Tierra que tanto nos regala día a día.

Cerquita teníamos una playa muy chuli, donde sin olvidar la protección solar (en la foto “los mochuelos”  cuidándose los unos a los otros de no quemarse) aprovechamos para pegarnos un bañito e identificar conchas.

Cuando llegamos al albergue y cenar, nos esperaba el cine de verano, ¡vaya día más completo!. Vimos una peli muy guay llamada “Deep Blue”, en la que pudimos descubrir las maravillas que albergan los océanos y el resto del planeta.

Despedimos este día, una vez más, contentos por lo vivido y esperando que tanta belleza natural siga existiendo para que nosotros y los que vendrán detrás podamos seguir disfrutando de ella por mucho tiempo:  SIEMPRE.

Y en cuanto al Arcoiris: color verde, ¡recuperado!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: